Tu Municipio

Historia

Antecedentes prehispánicos

Los otomíes fueron los primeros pobladores de este municipio. Otomí proviene del náhuatl, que quiere decir "€œFlechador de pájaros"€; de tótol: "€œpájaro"€ y mitl: "€œflecha"€.

Los otomíes, en el siglo VII ya se encontraban en el norte del hoy Estado de México, dedicándose al cultivo del maíz, la recolección de frutos, la caza y la pesca. Desde sus orígenes estos hombres fueron agricultores.

En el siglo XII un grupo de chichimecas, dirigidos por Xólotl, penetró en la cuenca de México, sometiendo a algunos grupos otomíes. Al aplastar al imperio tolteca, Xólotl consolidó sus conquistas, encontrándose entre ellas el actual municipio de Morelos.

Al arribar la tribu mexica, a fines del siglo XIII, los otomíes sufrieron la expansión militar de este pueblo, del que se convirtieron en tributarios y en cargadores de sus armas y provisiones en tiempo de guerra.

Los guerreros Axayácatl, Tizoc y Ahuízotl afianzaron el dominio mexica sobre sus posesiones.


Antecedentes coloniales

Durante la conquista, los otomíes se resistieron a ser dominados, pero finalmente fueron sometidos imponiéndoseles un cambio de vida en todos los aspectos.

La fundación de San Bartolomé tuvo lugar entre 1560 y 1570. En 1572 por derecho, según las Leyes de Indias, se le dieron 600 varas de tierra por los 4 puntos cardinales, a partir de la iglesia, en régimen de propiedad cambió, de comunal a privado y se crearon varias estancias; algunas de ellas, con el correr del tiempo, se convirtieron en haciendas.

Hernán Cortés, a nombre de su Majestad le concedió tierras a Juan de Cuevas y a Jerónimo Ruíz de la Mota, cuyos dominios comprendían Jiquipilco, Chapa de Mota y Villa del Carbón.

Dos años después de concederse las primeras mercedes de tierras en 1583, empezaron a constituirse los extensos latifundios de la zona, en poder de Juan Sámano Turcios y Antonio de la Mota.

En 1713 San Bartolomé manifestó ante Joseph Juan de Lubian Vieyra, Comisario de composiciones, venta de tierras y aguas de Huichapan, las tierras que poseían, por las que pagaron 195 pesos.

Durante el siglo XVIII se formaron grandes concentraciones territoriales que constituyeron las haciendas de La Epifanía, Santa Cruz, Boyechá y Mandamuy. Entonces llegaron inmigrantes de San Andrés Timilpan, Atlacomulco, Jocotitlán y Chapa de Mota a desempeñar faenas agrícolas.

La organización colonial presentaba profundas diferencias económicas, políticas y sociales.

Esto aceleró el estallido de la lucha contra el poderío español. Al gestarse la Independencia, a las fuerzas insurgentes se sumaron algunos vecinos.

En los años siguientes se registraron algunas pugnas entre San Bartolomé de las Tunas y sus vecinos, por cuestión de límites. Entonces la situación de los pueblos era muy triste y estaban abandonados. Surgió así la idea de segregarse de Chapa de Mota. El jefe Político de Jilotepec, cabecera del distrito, era R. M. Hidalgo.

Las gestiones fructificaron y el 8 de octubre de 1874, por decreto número 39, se erigió la municipalidad de San Bartolomé de Morelos; Alberto García era el Gobernador del Estado.

Vino después una etapa de desórdenes y descontento de los pueblos de San Sebastián y San Lorenzo Malacota, que se rebelaron contra la cabecera municipal. Más tarde volvió a reinar la calma.

El municipio dejó de pertenecer a Jilotepec, pasando al distrito de Ixtlahuaca, Esto ocurrió en 1902.

Se inició la Revolución y dos años más tarde, el 19 de noviembre de 1912 un macrosismo deterioró parte del pueblo. En 1915 el general Lucio Blanco se estableció en San Bartolo Morelos con 20 mil hombres, permaneció una semana. Tres años después, en noviembre de 1918 apareció la espantosa "€œInfluenza española"€, que realizó muchos estragos.

En 1927 cruzaron por el territorio los últimos grupos sediciosos de la época post-revolucionaria, encabezados por Manuel Gasoss, Federico Fabila y Francisco Urbalejo.

A partir de 1936, el municipio de Morelos inició una etapa de trabajo constante, que propició el progreso y la superación de sus habitantes en todos los órdenes.